Nosotros reciclamos… ¿ Y para quien?

El planeta paga sin duda nuestros excesos, pero aunque muchos de nosotros reciclamos a nivel personal, la sostenibilidad y el comportamiento ecológico se ha convertido en negocio millonario para algunos.

Mientras las Administraciones Públicas publicitan y amplían la responsabilidad sobre el cuidado medioambiental a los ciudadanos, el planeta se lame las heridas y se cura a sí mismo. Y mientras tanto, nosotros reciclamos por responsabilidad personal

Somos egoístas y pensamos que los problemas de la capa de ozono, el cambio climático, el trastorno de las estaciones y todas esas cosas raras que ocurren estos días, ni van con nosotros, ni somos culpables, y por tanto, no seremos víctimas, serán otros Al fin y al cabo ¿Quiénes somos para poder cambiar el mundo? Pues unos "mindundis", o mar, nadie.

Nosotros reciclamos

Oigo comentar, pienso y comento, que el tema del reciclaje tiene trampa, y cierto que si te lo paras a pensar, así te parecerá también.

Si lo piensas, todo empieza a nivel local, cuando los residentes en un municipio pagan al Ayuntamiento las tasas de basura y nos piden separar los distintos residuos al fin de ahondar en el reciclaje de los mismos.

Pero el trabajo es nuestro, las bolsas para cada residuo es nuestro, los cubos de compostaje para reciclar los residuos orgánicos los compramos nosotros, los cubos de basura de reciclaje para separar los residuos y el trabajo de llevar la basura inorgánica separada a los contenedores mas cercanos -que suelen estar bastante lejos y escasos-, es responsabilidad nuestra...y pagar el recibo de las tasas de basuras también va a nuestras espaldas .

El negocio del reciclaje 

En cambio, los Ayuntamientos, además de cobrar la tarifa, venden al mejor postor - una empresa privada -, la recogida de las basuras y su reciclaje, por lo que, en realidad, estamos haciendo el trabajo de separación de residuos para una empresa privada , la cual prescinde de personal porque el trabajo viene hecho, y ellos ganan el dinero y nosotros la satisfacción del deber cumplido, que por cierto, es muy satisfactorio pero poco lucrativo, mas bien al contrario.

Por eso, lo justo sería que los ciudadanos nos tomáramos el reciclaje de residuos en serio, que pongamos nuestros medios e interés en cooperar por un bien común, como es la protección del medioambiente. Pero que la Administración habría de aportar los medios, habría de cooperar de manera efectiva en la labor de reciclaje bajando tasas, premiando a quienes compostan residuos orgánicos, a quienes separaran de manera efectiva los distintos materiales reciclables y los que no los son, y todos ganaríamos...

Pero como no podemos luchar contra la Administración ni contra el sistema establecido, y tampoco deseamos "pasar" de aquello que creemos justo y necesario para proteger el entorno, nosotros reciclamos.

El reciclaje doméstico, ese reciclaje que está en nuestras manos es nuestra obligación aunque sepamos a ciencia cierta que de nuestro proceder se están beneficiando muchas organizaciones y personas.

Así que hemos de continuar con el esfuerzo que supone un reciclaje bien hecho de residuos en el hogar, en forma de compostaje de residuos orgánicos y de ahorro con productos reutilizables.

Deja un comentario